Abrazo Azul, Mr. Policía y la lucha contra el COVID-19.

                  El 13 de marzo de 2020, coincidiendo con el 34 aniversario de la LO 2/86 de FFCCS, el Presidente del Gobierno de España anuncia que al día siguiente se va a proclamar el Estado de Alerta, ante la pandemia en el país del COVID-19.

 

El enemigo.

                  Este virus, proveniente de china, es sumamente contagioso y aunque parece que cursa como una gripe, su efecto se agrava ante personas mayores o con alguna otra patología (pulmonar, cardiaca, etc…) y del que no existe vacuna.

 

                  Son millares los infectados en toda Europa y en concreto en España, para el día del anuncio del Estado de Alarma, estamos por encima de los 6.000 contagios y más de 150 fallecidos.

 

Escenario.

                  La Administración no está preparada para afrontar esta crisis sanitaria, implicando tanto a los agentes sanitarios, como a todas las FFCCS del país, y saliendo de lo público, los negocios de alimentos y farmacias también están sobrepasados.

 

                  Conociendo los entresijos de los medios disponibles para Policía Nacional, y el trámite de todo lo que tiene que ser entregado de forma oficial (las cosas de palacio van despacio, y nunca mejor dicho) no hacíamos más que buscar material para poder ofrecer a los compañeros que en Estado de Alarma deben prestar servicio, pues juraron o prometieron cumplir la Constitución y se deben al ciudadano, su servicio y Código Deontológico.

 

Un poco de ayuda.

                  Por fin, a través de Mr. Policía encontramos un contacto que tiene geles hidroalcohólicos y podríamos comprar un palet, no hay más en todo Madrid y tenía que ser inmediato, pues la demanda era increíble y se pudo comprar, solo porque iba destinado a las FFCCS.

 

                  Nos daba igual lo que costaran, lo íbamos a comprar y repartir por todo Madrid, para por lo menos surtir a los compañeros que prestan servicios hasta que llegara la partida que desde la superioridad se iba a entregar.

 

El imprescindible.

                  Sin medio de transporte disponible, decidimos pedirle la furgoneta al vecino (¡¡¡gracias Julio!!!), por lo que fuimos hasta su puerta y ataviados con guantes, mascarilla y guardando la distancia de seguridad le comentamos la situación y le pedimos por favor su furgoneta. Salió corriendo a por las llaves y nos las entregó “lo que haga falta” nos dijo, no pidió más explicaciones, desde aquí millones de gracias por tu gesto altruista y por confiar en nosotros.

                 

El reparto.

                  Con la furgo “incautada” nos fuimos hasta el almacén, donde cargamos el palet entero y nos fuimos rumbo a Madrid a repartirlo. De camino hicimos las cuentas para realizar un reparto lo más equitativo posible, contando con los componentes de la BPSC (GAC, Guías Caninos, UPR, Caballería), de igual forma que todas las Comisarías de Distrito, 18 en total (con compañeros en el GOR, en las ODAC y en el servicio de seguridad), el Registro Central de Detenidos y los compañeros de la guardia 24 horas de UFAM.

                  En total repartimos unos 450 botes de 500ml de gel hidroalohólico por todo Madrid, los agradecimientos de los compañeros no tenían fin, en cada Comisaría, Oficina de Denuncias, servicio de Seguridad y Calabozos, los jefes de las dependencias, todos y cada uno nos dieron las gracias y se les notaba el alivio en la cara, podían trabajar más protegidos, con menos riesgo y esto no es solo por ellos, es por los ciudadanos, por las familias de cada uno de los compañeros, susceptibles también al riesgo que corre su familiar al ir a trabajar.

 

El agradecido descanso.

                  Terminamos cansados, más bien exhaustos, pero nos dio igual, la Policía Nacional esta noche podría trabajar un poco más segura.

 

                  Intentamos llegar al máximo de compañeros posibles, a algunos de UIP, Policía Municipal y Vigilantes de Seguridad que veíamos por la calle también les proporcionábamos geles.

 

                  Ojalá pudiéramos llegar a todo el mundo y ofrecer esa protección para poder realizar su trabajo sin riesgo. Os prometemos que lo intentamos y lo seguiremos intentando, hasta que todos puedan salir a la calle sin riesgo, o con el mínimo imprescindible.

 

                  P.d.: Gracias a los compañeros que siguen prestando servicio y por favor, cuidaros.

 

                  P.d.2: Sabemos que los medios están en camino, pero pudiendo aportar y llegar antes, es la hora de hacerlo. Hay que sumar.

Deja un comentario