Álvaro y Abril.

Un día cualquiera…

Un día normal, rutinario, con trabajo, cosas familiares, llamadas, “mandaillos varios”…. nos llegó una llamada. Era un compañero de Policía Municipal de Madrid.

                  Nos comenta que ha visto a Abrazo Azul, que conoce sus causas y proyectos y que necesitaban un poco de ayuda: un compañero había tenido dos bebés, mellizos, que nacieron con 23 semanas y con algunos problemas en el parto.

                  Nos quedamos boquiabiertos, los ojos como platos, no sabíamos que decir ni que hacer. Por supuesto que podían contar con nosotros, pero nos tenían que decir en qué podíamos ayudarles, era una situación nueva para tod@s.

                  Nos dijeron que Álvaro y Abril ya tenían unos 20 meses y habían pasado por muchos trámites médicos, necesitaban bastante ayuda y su papá, que es Policía Municipal en Madrid, estaba trabajando muchísimo para poder pagar todos los tratamientos, operaciones, médicos que necesitaban los peques, igual que su mamá, no han parado de esforzarse, por y para los peques, sin importarles nada más, sin pararse un momento a descansar, pero aún así lo que necesitaban se escapaba de sus manos.

                  ¿Qué hicieron?

Los compañeros de Policía Municipal supieron de esta situación y se organizaron, había que ayudarles, tenían que intentar mejorar la calidad de vida de Álvaro y Abril, así como la de sus padres, pues ellos tienen que estar fuertes para poder luchar por los peques.

                  En poco tiempo se volcaron todos los compañeros, generaron una comunidad inmensa que quería ayudarles, querían aportar lo que pudieran, por Álvaro y por Abril, pero no sabían cómo organizarse bien, como canalizar toda la ayuda y hacérsela llegar, para eso nos llamaron, para guiarlos un poco, porque lo fundamental ya lo tenían: la ayuda ya estaba en marcha.

                 ¿Qué hizo Abrazo Azul?

  Conocedores de esta “marea”, nos pusimos manos a la obra, pedimos apoyo a Mr. Policía para poder darle una base en la que apoyar este movimiento y como no pudo ser de otra manera, nos sorprendieron con un parche que simboliza todos los sentimientos que integran esta campaña: la unión entre compañeros, la esperanza de que Álvaro y Abril tengan una mejor calidad de vida, las ganas de ayudar, la familia tan grande que lo integra, sus corazones llenos de pasión, ganas de luchar y mucha muchísima solidaridad y empatía.

                  Antes incluso de poder mover el parche, ya había personas que querían hacer su aportación a la causa. En Alcobendas, las dependencias en las que prestaba servicio el papá de Álvaro y Abril antes de llegar a Madrid,  también se enteraron de esta situación y entre todos los compañeros realizaron una aportación para lo que necesitasen los peques.

                 El movimiento se extiende

  También se sumó a esta campaña el personal de la 4ª planta del Hospital de Móstoles Rey Juan Carlos. Estaban elaborando un calendario solidario para la lucha contra el cáncer y al saber lo ocurrido consensuaron en que parte de la recaudación también fuera para mejorar la vida de Álvaro, Abril y su familia.

                  Sabedores de todo el movimiento que se estaba generando, hicimos lo posible para que los parches y el calendario se fueran moviendo, cuál fue nuestra sorpresa cuando se agotaron en un abrir y cerrar de ojos, los compañeros de Policía Municipal habían hecho difusión entre todos sus compañeros y tod@s quisieron aportar su granito de arena, que al unirlos se convirtió en un mar inmenso con el que podemos ayudar a la familia a afrontar lo que necesiten.

                  No podemos expresar lo abrumados que nos sentimos con tantas personas volcadas en ayudar, no dejáis de sorprendernos, cada vez más. Es increíble ver como la solidaridad llega a cada rincón y traspasa fronteras geográficas, culturales, de idioma, lo que haga falta.

                  Gracias.

Por estar ahí siempre y por fomentar todos los proyectos en los que participamos. Pero esto no queda aquí, vamos trabajar para ser más grandes, para llegar más lejos y para ayudar a más familias que lo necesiten.

                  Muchísimos abrazos azules a todos y cuidado ahí afuera compañer@s. 

Deja un comentario